Peque-Peluches para tratamientos y pruebas médicas infantiles

Nuestros Peque-Peluches tienen un tamaño de entre 20-30 centímetros y cumplen con la normativa de seguridad europea. Nos preocupamos que nuestros Peque-Peluches les gusten a los niños, pero también de que sean completamente seguros.

Por ello cumplen con la normativa comunitaria EN71, que asegura que los componentes estén libres de sustancias nocivas o perjudiciales. También están libres de alegremos y no han sido producidos por niños trabajadores. Los Peque-Peluches pueden lavarse a máquina a 30 grados  y las partes, como ojos, no pueden caerse accidentalmente.

Por último, cada Peque-Peluche viene envuelto en una bolsa individual para garantizar la higiene.

Nuestros Peque-Peluches ayudan a niñas y niños a superar situaciones difíciles y de estrés, haciendo más llevaderos los tratamientos y pruebas médicas.

Diferentes estudios han demostrado que ofrecer un pequeño regalo a los pacientes más jóvenes hace disminuir su ansiedad y miedo, logrando con ello mejores resultados en tratamientos y pruebas médicas.

Habitualmente se ofrecen en consulta caramelos a modo de premio, lo cuál no es del todo recomendable, al tener efectos sobre su actividad y sueño. Tampoco las golosinas pueden ser usadas de forma efectiva en tratamientos o pruebas de mayor duración, perdiendo rápidamente el efecto conseguido inicialmente.

Es por ello que un regalo en forma de Peque-Peluche puede ayudar a crear un vínculo emocional positivo con la experiencia hospitalaria, reduciendo el miedo y la ansiedad generalmente asociados a experiencias traumáticas.